info@digitalbrains.es

CURSO GROWTH HACKING – 10. Qué se necesita para ser un Growth Hacker

Hace unos meses leímos un artículo titulado The growth hacker is the new VP of Marketing (El Growth Hacker es el nuevo VP de Marketing).

¿En qué es distinto un Growth Hacker de un ejecutivo de marketing tradicional? ¿Qué habilidades necesita?

Conocimiento digital

Lo primero que necesita es un conocimiento profundo del mundo digital. Debe conocer cómo funcionan las cosas en Internet, sus mecanismos, sus tecnologías… Debe estar al día de las nuevas plataformas. Como hemos visto, uno de los pilares del Growth Hacking es saber aprovecharse de las audiencias de terceros, pero para esto es indispensable conocer en profundidad cómo funcionan estas plataformas para encontrar, digamos, los “huecos” del sistema.

Los Growth Hackers son más que nativos digitales. Son investigadores, exploradores. Se interesan por lo nuevo más allá de la mera curiosidad.

Analítico

Un Growth Hacker se guía por la evidencia de los números. No se basa en conjeturas, ni en ideas preconcebidas. Formula hipótesis y las prueba recogiendo la información de los resultados. Y recoge mucha información.

Se siente cómodo entre números, las hojas de cálculo y los paneles de datos son su hábitat natural. Es capaz de manejar mucha información, cruzar datos, y extraer la valiosa información que estos tienen.

Si quiere entrar en profundidad en el análisis de  experimentos (test A/B, análisis multivariante, etc.) necesita ciertos conocimientos estadísticos.

Aun así, el Growth Hacker no se queda jamás en el análisis. Sólo analiza para tomar conclusiones y dar su siguiente paso de optimización. Le interesa la información, pero sólo en cuanto que esta le permite tomar acción de manera más informada.

Técnico

El conocimiento de la tecnología web es otra de las habilidades que debe tener un Growth Hacker. Aunque no sea un desarrollador, debe tener un cierto entendimiento de cómo están hechas las plataformas que cada día investiga.

Cuanto más sepa, más flexibilidad e independencia tendrá a la hora de ejecutar sus experimentos. Si conoce HTML, CSS y un poco de Javascript, será capaz de montar sus propias landing pages, sus newsletters, podrá instalar códigos de seguimiento sin problema, podrá entender el código de otras páginas… Si sabe algo de SQL podrá ejecutar consultas a su base de datos sin necesidad de involucrar a un programador.  

También resulta increíblemente útil el conocimiento de APIs, o ciertos conocimientos de web scraping (cómo recoger datos de una web de manera masiva).

Aunque algunos Growth Hackers son programadores, esto no es un requisito esencial. Lo que sí es indispensable es que se sientan muy cómodos comunicándose con un desarrollador que les dé soporte en el lenguaje de las “tripas” de las plataformas web.

Diseñador y UX

En los últimos años el diseño y la arquitectura se han convertido en una de las características más importantes, si no la más importante de los productos web. Los Growth Hackers lo saben.

El Growth Hacker vive en una permanente obsesión por optimizar una página y conseguir mejores ratios de conversión y evitar pérdidas y fugas de usuarios. El Growth Hacker sabe que la suma de pequeñas mejoras supone una inmensa diferencia en los resultados de su página a largo plazo.

Saben que el diseño tiene tres componentes: la arquitectura, el gráfico y el textual; y que cada uno de los tres es esencial.

Igual que con la tecnología, no es necesario que sean diseñadores; pero sí que sepan conseguir de un diseñador lo que necesitan para ejecutar sus experimentos.

Incremental

Como decíamos en el punto anterior, el Growth Hacking es la suma de muchos pequeños “ajustes de tuerca” al sistema, al producto, a la web, a sus mensajes, a su diseño…

El Growth Hacker afronta el proceso de manera incremental. Ejecuta experimentos y los optimiza hasta que ha agotado el crecimiento por una vía, y entonces abre una nueva.

Multicanal

En la actualidad accedemos a Internet a través de múltiples dispositivos. Los móviles y las tabletas suponen ya el grueso del tráfico.

Por eso un Growth Hacker debe pensar en multidispositivo. Debe entender que sus productos deben funcionar en todos los dispositivos y ha de conocer las plataformas que le pueden proporcionar tráfico en cada uno de ellos.

Creativo, Curioso y Práctico

La creatividad es crítica para el Growth Hacker. Es muy importante explorar caminos que otros no han probado antes.

El tráfico y la conversión en Internet muchas veces funcionan como un pozo de agua o de petróleo. El primero que lo encuentra lo explota al máximo, pero a medida que llega más gente a explotar el mismo pozo, este se va agotando.

Es por esto que tener la creatividad para estar buscando siempre nuevas ideas y experimentos es crítico para el éxito del Growth Hacker.

Debe ser también curioso. De la curiosidad vienen los descubrimientos que luego le van a ayudar en su trabajo. Curiosidad sobre nuevas plataformas, herramientas, avances, comportamiento del consumidor y curiosidad, como ya hemos dicho, con los números.

Por último, debe ser práctico. No se trata de hacer todo perfecto ni con una pulcritud técnica absoluta. En realidad la misión del Growth Hacker es el crecimiento, y todo aquello que sirva para crecer vale. Lo que no sirve para crecer, es una pérdida de tiempo; y el tiempo, como bien sabe un buen Growth Hacker, es un recurso demasiado escaso.

Leave a Reply

Este sitio emplea cookies propias y de terceros para mejorar su calidad. Si continúa navegando o utiliza el scroll de navegación vertical, aceptará implícitamente el uso de Cookies. Puede consultar más datos en nuestro Aviso Legal y de Cookies

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar